Mucho se ha escrito, en lo concerniente al campo de las relaciones laborales, sobre diferentes fórmulas que propicien en el trabajador el deseo espontaneo  de dar lo mejor de sí. Se han realizado innumerables  investigaciones sobre factores motivacionales, clima laboral, pautas comunicacionales además de grandes movimientos sociales a fin de establecer políticas sobre salarios, legislaciones que buscan proteger al trabajador, etc.

Es indudable que se ha avanzado mucho en materia laboral en cuanto a humanizar el proceso y generar acciones que deriven en bienestar, la tecnología ha realizado grandes aportes para simplificar las cosas; sin embargo las emociones son quienes de manera hegemónica determinan nuestra conducta y en consecuencia, la manera  de relacionarnos además de llevarnos al alcance de metas de  y objetivos.

Las empresas han intentado acciones específicas que buscan lograr comodidad al invertir en súper instalaciones basadas en antropometría (estudio de las proporciones y las medidas del cuerpo humano)  por ejemplo, con la firme intención de evitar lesiones físicas; pero se hace muy poco por procurar ergonomía emocional.

Al preguntarnos cuáles son los factores más influyentes que nos mueven a sentirnos bien en el trabajo y a dar lo mejor de nosotros, la respuesta es que dependen de infinidad de elementos y que no existe una fórmula mágica universal. Lograr en los empleados conexión emocional es un arte que comienza, según mi experiencia en este campo por la mirada que el empresario y los líderes de equipo dan a sus colaboradores.

La Programación Neurolínguística y la Psicoterapia Gestalt entre otras disciplinas de la psicología nos han recalcado la importancia del lenguaje corporal como vía para entablar una comunicación fluida con nuestro interlocutor, sin embargo, más allá del lenguaje gestual, es importante destacar la importancia de estar plenamente conscientes de la mirada que le damos a nuestro interlocutor, puesto que es la mirada del otro lo que nos imprime existencia. Podemos constatar esta afirmación en la incomodidad que se siente cuando somos ignorados, al momento en que sentimos que no nos toman en cuenta. Gran cantidad de trabajadores se sienten ofendidos porque al saludar a su supervisor con los buenos días éste, ni siquiera los miró.

Si bien pudiera parecer un acto de extrema sensibilidad para los que señalan que  al trabajo se va a cumplir con objetivos concretos y claros, no creo que a estas alturas, después de estudiar la conducta de los seres humanos dentro de las organizaciones se pueda negar que sean los detalles los que hacen la diferencia.

Somos seres sociales, para quienes las interacciones con los otros son vitales, de eso depende, la calidad de nuestras relaciones y el contexto laboral no escapa a ello.

La mirada, aparte de ser la ventana del alma, constituye parte del metalenguaje (lo que se dice más allá de las palabras), figura el requisito principal para que nuestro discurso sea coherente y resuene con armonía en nuestro interlocutor.  Si desea inspirar a su equipo de trabajo, que se comprometan con la labor y que se genere un excelente clima organizacional debe comenzar por hacer conciencia de la mirada que le proporciona, de las emociones que resuenan en usted. Es aquí donde nace la conexión emocional con el trabajo.

Pedro J. Palencia C.

Psicólogo